The Napkin Tales

Encuentra una historia en cada fotografĂ­a. Todos las fotos son originales al igual que las historias.

Nuevo post todos los martes.

Tumba y Flores

Tumba y Flores

29737159_1980749255577069_5488711777560559616_n.jpg

🎶 Léela escuchando: “RIOPY - Golden Gate” 🎶

“No tengo miedo a morir.
No le tengo miedo a la muerte tal cual -a ese instante donde dejas de respirar y tus órganos dejan de palpitar- no. A eso no le tengo miedo.” dijo ella mientras caminábamos entre las tumbas del cementerio.
HabĂ­amos llegado antes del funeral y a ella se le habĂ­a ocurrido caminar por el panteĂłn.
“A lo que le tengo miedo es a no lograr todo lo que siento que puedo llegar a ser. Mi miedo no es a dejar de existir, es existir sin dejar algo. A ser solo un auto que pasa levantando un poco de polvo, a ser el extra en todas las películas de todas las personas del mundo. A ser una persona que pasó andando en bicicleta y nadie nunca le vio la cara.”
Ella se detuvo en una tumba. El epitafio decĂ­a:
“Te nos fuiste antes de tiempo viejo” – Tu esposa e hijos no te olvidamos. Abril 1990.
Se hincĂł y limpiĂł un poco de polvo en la tumba de al lado. El epitafio decĂ­a:
“Descansa en paz mamá, salúdanos al viejo.” -Tus hijos siempre van a extrañarte. Abril 1991.
Ella señaló las fechas y dijo:
“Sabes que en cuanto muere alguien en una pareja es muy probable que la otra persona muera a los pocos meses.”
SentĂ­ escalofrĂ­os bajar por mi cuello.
“¿Crees que eso sea amor?” me preguntó.
No supe que contestar.
Seguimos caminando, pasando cientos de tumbas que parecĂ­an haber sido olvidadas por la humanidad. Una de las tumbas tenĂ­a flores secas que el viento habĂ­a regado por el suelo, ella se agachĂł, las recogiĂł y las acomodĂł sobre la tumba.
“¿Por qué haces eso?” pregunté.
“Porque tal vez eso es lo único que nos quedé. Tal vez eso sea el amor: que un desconocido recoja nuestras flores y vuelva a acomodarlas sobre nuestra tumba.”
đź’®

 


La inspiraciĂłn de esta historia viene de varias visitas -por diferentes razones- a cementerios. Siempre me ha parecido una experiencia escalofriante pero a la vez muy humana. Estar tan cerca del lugar donde estarán nuestros cuerpos por toda la eternidad nos produce una sensaciĂłn de mortalidad; de darnos cuenta lo frágil que es nuestra existencia. 

Recuerdo ver como habĂ­an tumbas de todo tipo, algunas descuidadas y otras repletas de flores. 

Era dĂ­ficil encontrar una tumba de más de una decada con flores vivas... 

Un tapabocas

Un tapabocas

Mono No Aware

Mono No Aware