The Napkin Tales

Encuentra una historia en cada fotografía. Todos las fotos son originales al igual que las historias.

Nuevo post todos los martes.

Una foto vacía...

Una foto vacía...

12479219_1742954035924429_741117479_n.jpg

Léela escuchando: "Ólafur Arnalds - pú ert sólin"

Ese fue el final, la última foto que tomó y el último instante que vivió en aquella casa.


Soltó el aire mientras cerraba la puerta de madera, escuchó el rechinar de los pernos oxidados y recordó cuanto odiaba ese sonido agudo, pero al mismo tiempo sintió una especie de melancolía, en sus adentros sabía que en escasas horas extrañaría todo lo que esa casa le recordaba. Entre las vagas memorias escondidas dentro de la pequeña morada resaltaba una en especial; una despedida no planeada, un desenlace que no figuraba entre tanta felicidad, un día en el que tuvo que dejar ir a la persona que más quería. Aquellas imágenes fueron bloqueadas por tantos momentos hermosos-aunque efímeros- que vivieron juntos. Y juntos habían creado también una tradición, un ritual en donde él le tomaba una foto con la vista a la ciudad, cada año, siempre en la misma fecha: 25 de enero, día de su cumpleaños. Pero hoy ella no aparecía, su silueta no adornaba los techos, ni su sonrisa iluminaba la ciudad. Aun así tomó la instantánea, miro el horizonte y por primera vez notó cada una de las pequeñas casas, tantas historias, tantas personas, tantos amores y tantas lágrimas. Residentes y turistas, mismos paisajes pero diferentes ojos. Sonrisas y miedos, ilusiones y frustraciones. ¿Cómo era posible que tantas cosas pasaran en un mismo lugar.


Bajo la cámara y los ojos se le llenaron de sentimientos.


-¿Quiere que le tome una foto?- preguntó una mujer que iba pasando.


Y así, una nueva tradición nació. Una foto de él en cada lugar que le recordara a ella y una foto vacía… cada 25 de Enero

A ti.

A ti.

Por siempre...

Por siempre...